Maria José Valderrama

Con su guía he aprendido a pedir ayuda, algo que realmente yo no concebía porque me he hecho dura y siempre he pensado que yo sola podía con todo, y era una trampa, pues lo que hacía era meterme aún más en mi cascarón de protección y ponía barreras para protegerme. Esa era de las primeras causas que me impedían amar. Había sufrido mucho en mis relaciones y estaba totalmente cerrada. Me había sentido víctima, que desgraciada había sido. Aprendí a ver que todo eso era mi responsabilidad, que todo era un aprendizaje y que sólo yo tenía la clave en mi interior para poder crecer y no sentirme tan pequeña.

¡He conseguido darme cuenta, y esto es lo más importante, de que no sabía amar!  No me habían enseñado y yo sentía que ayudar a los demás, dejándome a mí en un segundo plano era mi labor, según mi educación. Mi rol era de salvadora, primero él, después yo. Me quedaba vacía, no había sitio para mí. Le entregaba mi poder, ponía mi vida en sus manos. Cuando me daba cuenta, me había abandonado a mí misma, y construir de nuevo era muy difícil, aún más desde el dolor, el victimismo y el miedo.  Ella me enseñó el camino de la aceptación de mi misma, aceptarme tal y como soy y no luchar contra mí como si fuera mi mayor enemiga, era el camino para aprender a amarme.

La gratitud, la abundancia y la fe en que podía conseguir tener la vida que quiero, eran desconocidos para mí, vivía en un estado de conciencia en el que no tenía la capacidad de ver más allá de lo que la vida te trae, no era capaz de interpretar señales. Con ella, he aprendido que tener la vida que quiero, que la pareja que quiero es posible. No sólo posible, sino a no conformarme con lo que viene a mí, a decir no, y a poder elegir desde el amor hacía mi misma, a crear mi semilla y a cuidarla a diario.

Blanca Velasco

Ella es AMOR en estado puro.

Cuando la conocí no entendía por qué me pasaban siempre las mismas cosas y por qué no podía tomar las riendas de mi vida y sentirme feliz. Estaba acostumbrada a sobrevivir y aceptar lo que me tocaba porque así era. No sabía quererme a mi misma, no era capaz de elegir en base a mis necesidades ni sabía poner límites en mi vida.  Virginia me dio las claves para tomar conciencia de mi responsabilidad en todo lo que me ocurre, me dio la llave de mi felicidad y las riendas del resto de mi vida.

Gracias a ella nunca más dejaré mi felicidad en manos de otra persona. Creía que el amor era cuestión de suerte, de gustarle a alguien, de dejar que te eligiesen, de luchar, esforzarse y querer a tu pareja por encima de ti mismo…y que la frustración y la insatisfacción eran sensaciones normales en una relación.

Empezamos a trabajar en el amor hacia uno mismo, en creer en ti y en amarte por encima de todo, a elegir con libertad, con conciencia, y a obtener claridad sobre lo que realmente quieres y …¡¡¡GUAU!!!, el mundo cambió!! La sonrisa se instaló en mi corazón de forma consciente y permanente, elegí ser feliz SIEMPRE y el ahora, la gratitud y la confianza en mi misma son los fundamentos que gobiernan mi vida.

GRACIAS VIRGINIA!!

Maria José Gónzalez

Conozco a Virginia desde hace tiempo, y desde que la conozco, mi vida va cambiando. La sigo siempre en todo lo que escribe y publica. Por supuesto, he trabajado con ella antes en sesiones y talleres. Éste es el último, lo hemos terminando hace poco.

Cuando acabas una sesión o taller con ella es que has estado trabajando con un "Ser Mágico" yo le digo la Maga de las emociones y el Amor.

Cuando empiezo con ella una sesión, muchas veces tienes tantas cosas en la cabeza que no sabes muy bien de lo que quieres hablar, cuando acabo la sesión me doy cuenta de qué exactamente lo que necesitaba aclarar, desde el amor, la sabiduría y la experiencia que tiene. 

A veces me comparo con un pájaro porque miro la vida y las personas desde una perspectiva que antes no tenía. Las miro desde el AMOR que va creciendo cada día más en mí.

Me doy cuenta de lo bueno y sano que es expresar lo que siento y quiero desde el AMOR.

Sé ahora que si vibro en el AMOR recibo AMOR.

Virginia eres la mejor persona que he conocido en mi vida, un ángel irradiando Amor.

Te quiero. GRACIAS GRACIAS GRACIAS

Inmaculada Soto

Llevaba días perdida, necesitando una respuesta a mis miedos. Una vez más mi guia Virginia Silván me ha ayudado muchisimo, ella irradia luz en mi oscuridad. Animo a todas las mujeres a que os dejeis ayudar por ella, hace mucho que emprendi mi camino y ella me guia siempre.

Me ha enseñado que el amor esta en una misma, que todas las respuestas estan en ti. Gracias a su esfuerzo por acompañarme en este viaje de luz y amor hoy tengo una familia maravillosa.

Solo tengo palabras de agradecimiento y estoy muy feliz porque pude dar con ella en mis momentos mas duros. Hoy soy muy feliz y siempre me enseña algo nuevo. No os equivoqueis que este mensaje no es propaganda. Son palabras de una mujer muy agradecida. Gracias, gracias, gracias.

Carola Alonso

El trabajo con Virgnia me ha resultado sorprendente, positivo, ilusionante, fácil y necesario. Como ella dice, las mujeres que llegamos a ella no estamos justo en el principio del trabajo con nosotras mismas. Ese camino se inició antes, cuando en tu vida hubo pequeñas (o grandes) señales de que algo no iba bien en tu vida amorosa. Empiezas a buscar respuestas, a darte cuenta de que no pudes seguir asi, aunque no sabes qué puedes hacer. Y sólo cuando se produce ese momento mágico en el que te sientes responsable, en el que decides dejar de culpar al mundo por tus males, en el que te das cuenta de que tu felicidad depende de ti, entonces puedes empezar a caminar por otros senderos y Virginia es la perfecta acompañante en esta parte del camino. Conoce bien como funcionan nuestros procesos, es certera a la hora de ayudarte a identificar donde están tus debilidades y fortalezas, te sabe orientar desde el amor, la compresión y las propuestas a trazar tu propio mapa del tesoro, tu mayor tesoro: Tu Amor a Ti Misma. El trabajo es ameno, profundo, transformador. Es un trampolín para emprender un nuevo giro, renovada, segura, más fuerte y con objetivos claros. Recomiendo a todas las mujeres este paseo de su mano. Hemos aprendido a amar muy mal y es hora de revisarnos y pasar a la acción. Merece la alegría, se trata de nuestra felicidad!

Mariló Góngora

Hace un año que comencé a trabajar con Virginia. La conocí por las redes y todo lo que explicaba resonaba tanto en mí que no lo pensé en ningún momento. Comenzamos trabajando la abundancia y en menos de 5 meses estaba no solo enfocada en mis sueños, sino disfrutando de ellos, ya que se habían materializado gracias al trabajo, su guía, su ayuda y su cariño. No me lo lo he pensado cuando he visto este nuevo taller. Durante este tiempo de trabajo no solo he conseguido saber en qué consiste el amor verdadero y ponerlo en práctica, sino, además, conseguir descubrir qué es aquello que me impedía amarme y tener una vida repleta de amor, en todas mis relaciones y especialmente conmigo misma. No puedo más que agradecer a su trabajo, que tanto me ilumina y ayuda, al amor que transmite, al corazón entregado en todo el proceso dándonos lo mejor. No puedo más que aconsejar realizar el taller a todas las mujeres que quieran aprender a amarse, tener lo mejor en sus vidas y encontrar su lugar y su camino, pero el de verdad, el que es de corazón. Gracias al trabajo de Virginia, no solo podemos materializar nuestros sueños, sino que a nivel social podemos dar el giro que este mundo necesita: que la mujer se valore, crea en sí misma y se sepa capaz de recibir lo mejor en su vida. Un trabajo precioso e imprescindible. Una guía y una luz en mi vida, eso es lo que ha sido este tiempo de aprendizaje. 

Gracias por todo el aprendizaje y la ayuda en el camino.

“Solo se volvera clara tu vision cuando puedas mirar en tu propio corazon. Porque quien mira hacia afuera sueña, y quien mira hacia dentro despierta.”

CARL JUNG

 

Aviso Legal    Política de Privacidad                                                                                              © 2019 Diseñado por Virginia Silván