Buscar

Amor verdadero, amor incondicional

Actualizado: feb 15


Una de las formas con las que trabajo ese cambio de ojos en sesión, es usando mis gafas de corazones rojas con cristales rosas. Es muy probable, que ya imagines qué clase de ojos son los que te voy a presentar. ¡Exacto! Los ojos del amor. ¿Cómo ven estos ojos? Si pudieras hacer una prueba sería algo parecido a ver el lado bueno tanto de ti mismo/a como de lo que te rodea y observar aquello que no nos gusta, nos crea malestar o dolor como una oportunidad para evolucionar. Este libro está escrito con la esperanza de poder abrir una posibilidad a estos ojos de amor en tu vida. Verte con amor cambia completamente tu experiencia vital. Sin embargo, muchas veces bloqueamos esa visión, no aceptamos ese amor en nosotros ya que no estamos acostumbrados a ello. Imagina que una persona va de viaje a China y quiere comer con los palillos pero nunca los ha usado. ¿Qué es muy probable que ocurra? Exacto, que lo intente, no consiga coger más de un grano de arroz seguido, se sienta incómoda, rara,

que eso no es lo suyo y regrese a los cubiertos occidentales que maneja bien y sin problemas. Pero lo que esa persona no recuerda es que hubo una época en su vida que casi ya no recuerda en la cual comer con la cuchara o el tenedor era muy difícil para ella, se le caía todo y no sabía ni sostenerlos apropiadamente.

Fue con el paso del tiempo, la ayuda de personas de su entorno cercano y la práctica diaria con esos cubiertos que consiguió comer con ellos sin ni siquiera pensar en cómo se hace. El hábito se había establecido. Por tanto, si esa persona quisiera profundamente disfrutar de una nueva forma de comer usando los palillos, tendrá que pasar por una fase de aprendizaje y práctica hasta que se cree un nuevo hábito en su mente. Y esa es la clave, somos seres de costumbres. Esas costumbres o hábitos los hemos aprendido desde muy pequeños y se han convertido en programas inconscientes que activan de forma automática en nosotros esos hábitos. Estos hábitos que hemos aprendido están llenos en muchas ocasiones de falta de amor hacia nosotros mismos y lo más importante ni siquiera somos conscientes de ello. Sin embargo, si estamos dispuestos a cambiar de ojos podemos crear nuevos hábitos de visión. ¿Quieres ver tu vida con ojos de amor? ¿Estás seguro/a? Si tu respuesta es Sí, quiero y estoy seguro/a. Sigue leyendo.

El amor está ahora mismo en tus ojos, tienes esas preciosas gafas de corazones ahora mismo. Y observas tu vida, todo parece muy diferente ahora. Las situaciones difíciles ahora son formas de aprender y crecer. Ahora, puedes ver que las personas con las que tuviste malas experiencias tienen limitaciones y comprendes que no podían darte lo que no tenían. Ahora cada cosa que hiciste, tus decisiones, tus errores, tus enfados, tus miedos, e incluso tus enfermedades los ves como parte de un proceso de descubrimiento interior para sacar lo mejor de ti mismo/a y saber que puedes superar cosas difíciles. Ahora entiendes que lo fácil no genera crecimiento ni expansión, que era necesario todo ello para poder ver toda la fuerza interior que posees. Ahora, te ves como alguien valiente, que ha hecho siempre lo mejor que ha podido con lo que tenía para seguir adelante. Te das cuenta de todos los obstáculos que has superado y que gracias a todo ello, estás aquí y ahora de una forma muy distinta a la de antes. Observas tu evolución vital dándote cuenta de que desde que naciste e incluso ahora estás inmerso/a en el proceso de aprender a vivir cada vez mejor. Eres parte de la naturaleza y de este universo. Por ello, estás dentro de un ciclo de cambio continúo y conectado/a a todo lo que te rodea que contribuye a ese proceso. Incluso te das cuenta de que no hay persona con la que te hayas encontrado en tu vida que no te haya proporcionado un crecimiento interior. Y como en una caída que todo nos duele, sabemos profundamente que más adelante será una anécdota de la cual incluso podremos reírnos. La aceptación forma parte ahora de tu visión, cada suceso de tu vida lo aceptas como parte de ese proceso desapareciendo las luchas y entrando en juego la paz. Observas tu vida como una escuela constante dónde cada persona o situación que ha aparecido o aparece en ella es uno de tus maestros. Las preguntas ahora no son ¿Por qué me pasa a mí esto? o ¿Qué he hecho para que me pase? Sino ¿Qué tengo que aprender de esto? ¿Qué tesoro esconde esta situación para mí?

Comienzas a ver tus obstáculos como fuente de enriquecimiento incluso los agradeces aunque no veas ahora mismo ese resultado, pues sabes que aunque un árbol este sin hojas sin flores y sin frutos no significa que esté muerto y haya que cortarlo. Simplemente, no es ahora la estación de la recolección y si seguimos cuidándolo de la forma adecuada dará en el momento apropiado unos frutos maravillosos. La vida aparece ante tus ojos ahora como una oportunidad constante de evolución y cambio interior. Buscas siempre ese tesoro que cada experiencia que tienes tiene oculto y la tranquilidad te inunda pues ahora sabes que pase lo que pase al final tendrás tu tesoro. Ahora ves con gratitud tu vida y avanzas con confianza hacia tu futuro abierto/a a todo lo bueno.

Lo que te he presentado requiere de un aprendizaje. Por tanto, el obtener lo que uno/a quiere y el ver con amor son procesos que requieren tiempo y dedicación. Sería pretencioso de mi parte pensar que con este libro nada más vas a conseguirlo, este libro es sólo un baby-step. Un pequeño pasito que te acercará si así lo decides a que puedas iniciar acciones para aprender en profundidad cómo conseguir lo que quieres en tu vida. El buscar guía y apoyo de profesionales que te puedan ayudar en este proceso de crecimiento es algo que te puede beneficiar mucho y además, agiliza ese proceso interior. Lo veo cada día en mi trabajo con las mujeres como crecen y avanzan con una mayor facilidad con el trabajo que realizamos y yo misma lo he experimentado también pues todos en algún momento de nuestra vida necesitamos un guía.

Para concluir te invito a realizar este ejercicio con el que poder reflexionar un poco más sobre el amor hacia uno mismo/a, lee cada una de estas preguntas y respóndete:

¿Te sientes amado/a...

....cuando otro se enfada contigo o te critica porque no hace lo que cree que deberías hacer?

...cuando te dice el mal aspecto que tienes y que no te queda nada bien la ropa que llevas?

...cuando te dicen que no te dan algo porque no te lo mereces?

...cuando no entienden el por qué quieres hacer algo diferente a ellos y te ponen la etiqueta “...X..”?