Buscar

8 errores al principio de una relación que te alejarán del amor de pareja que deseas

Actualizado: feb 4


Cuando conoces a alguien y comienzas una relación, o simplemente comienzas a quedar más con esa persona, es muy importante prestar atención a ciertas cosas que hacemos o no hacemos. Pues muchas veces no tenemos estas cosas en cuenta o les quitamos importancia y es lo que al final nos conduce a una relación que no es lo que deseamos. Aquí te dejo ocho errores que puedes estar cometiendo al conocer a una persona, como posible pareja o cuando comienzas una relación de pareja, que lo que en realidad hacen es alejarte de la clase de amor que deseas de verdad. Este post lo que pretende es hacerte aún más consciente en tu vida amorosa para que puedas acercarte al amor verdadero en una relación de pareja.

1. No tener claro qué deseamos de una relación de pareja y de una pareja.

Es decir, comenzamos a quedar con alguien porque nos atrae o porque nos ha invitado y queremos probar, etc. pero sin tener claridad con respecto a qué es lo que deseo en una relación y de una pareja en estos momentos, pues ni siquiera soy consciente de que tendría que tener esa claridad, no me lo había planteado. Imagínate es como ir al supermercado sin una lista de la compra, al final te puedes llevar a casa un montón de cosas y cuando llegas te das cuenta de que lo más importante lo olvidaste, y además, ahora te das cuenta de que no querías tanta comida no saludable. Sin embargo, si tienes tu lista de la compra pensada y enfocada a comprar alimentos que cuiden de tu cuerpo y energía, es mucho más fácil que llegues a casa con todos esos ricos alimentos.

2. Tener claro lo que deseas de una relación y pareja pero no actuar en coherencia con ello. Es decir, que quedas con alguien sabiendo de ante mano que no tiene cosas que deseas, o que tiene cosas que no te gustan de primeras o incluso que ni siquiera te atrae físicamente o no es el tipo de persona que ya sabes que deseas pero te conformas y te abres al "no lo conozco lo suficiente, parece buena persona, a lo mejor es diferente después, puede que esté juzgándola de ante mano" así que voy a probar. Cuando hacemos esto en realidad, lo que estamos haciendo puede ser: no creer que lo que deseamos exista, pensar que sí existe pero no lo merecemos, pensar que somos malas personas por querer un tipo de persona y no otro, no abrirnos plenamente a lo que deseamos respetándolo sin juzgarnos por desearlo y quererlo, miedo al compromiso, no tener superada una relación pasada, falta de compromiso interior con lo que de verdad deseas, miedo a quedarte sola, etc.

3. No hacer preguntas importantes cuando estás conociendo a esa persona, preguntas que te ayudarán a saber si es el tipo de persona que deseas en tu vida o si desea el mismo tipo de relación que tú quieres en tu vida en este momento. Esto suele ocurrir al principio el tener miedo a plantear abiertamente estas cuestiones por parecer prematuras o porque puede incomodarle a la persona, o porque pienses que no son adecuadas, o que eso tiene que fluir ,etc. Sin embargo, si no realizamos esas preguntas podemos seguir quedando con esa persona encariñarnos con ella y darnos cuenta más adelante cuando ya tenemos ese afecto por ella que tiene cosas que no van en tu misma sintonía. Cuando nos encontramos en esa situación, es habitual quitarle importancia y compensarlo diciendo pero...tiene otras cosas que sí me gustan, bueno quizás cambie más adelante o me dice que eso lo va a cambiar, etc. y nos metemos más y más en una relación que desde ya no es lo que deseamos por no haber preguntado al comienzo todo lo que es importante para nosotros y lo que deseamos en una relación y ver si la otra persona entra o no en ello. Se trata simplemente de respetar lo que deseamos y honrarlo actuando en consecuencia, pues darnos y respetar lo que deseamos es amarnos a nosotros y a los demás también y sólo el amor hacia nosotros es nuestra felicidad. Ninguna pareja podrá hacerte feliz si TÚ no te haces feliz con tus decisiones y elecciones.

4. No dar importancia a señales que te indican que algo no te gusta. Por ejemplo, imagina que has quedado con esa persona y llega tarde, como es la primera vez que quedas no le das importancia y no le dices nada, aunque no te ha gustado nada ya que tú eres muy puntual. Sigues quedando con ella te va gustando al conoceros más pero sigue llegando tarde y eso sigue sin gustarte nada. Otro ejemplo, esa persona te ha dicho que tiene intención de irse de la ciudad y vivir en otra ciudad, y tú no deseas dejar tu ciudad. No te gusta la idea de tener que dejar todo y mudarte, pero te gusta mucho la persona y lo pasas por alto, o te dices bueno si me conoce más a lo mejor cambia de parecer y se queda conmigo, etc.

Ya puedes imaginar que si estas relaciones siguen esas cosas que ahora "no molestan tanto" se irán incrementando y como un zapato que te gusta pero te queda un pelín pequeño nada más te lo pruebas, si te lo llevas a casa y lo usas y lo usas, te hará rozaduras y te molestará mucho. Mereces tener zapatos que te gusten y sean cómodos;) ahora tú eres la persona que necesitas elegir bien;)

5. Transigir prematuramente. Esto tiene que ver con el hecho de decir que sí cuando quieres decir no o decir no cuando quieres decir sí por agradar a la otra persona; a la vez que tiene que ver con el no decir con claridad qué es lo que de verdad queremos y hacer lo que creemos que le gustará a la otra persona, adaptándonos a ella y sus gustos o costumbres. También, tiene que ver con el ir cambiando o reformulando tus valores, comportamientos y hábitos con la esperanza de que os llevéis mejor como pareja. Es algo sútil, es ir quitando importancia a cosas que para ti son importantes -es como perder tu ser tú plenamente en la relación con esa persona- para que haya harmonía entre tú y ella, y así evitar conflicto o tensión entre vosotros. Sin embargo, es una falsa harmonía.

Por ejemplo, quedáis en casa de esa persona y después de cenar, va enciende la tele, y te dice ven, siéntate aquí conmigo a ver la tele, a ti no te gusta nada ese plan, de hecho, no suele ver tele pero te callas, o cedes diciendo bueno vale y ves la tele sin nada de ganas. Otro ejemplo, no te gustan los deportes de agua pero como a esa persona le gusta mucho no le dices nada, comienzas a practicarlo con ella, incluso cuando ya lo has probado y no te gustó, para así poder estar más tiempo con ella o para que le gustes más. Otro ejemplo, eres de levantarte temprano y esa persona no, y comienza a no levantarte temprano porque ella no lo hace para así parecer más compatibles de lo que sois en realidad.

Es importantísimo, decir desde primeras lo que deseamos aunque eso no complazca o agrade a la otra persona (dejando ir el miedo a no gustar por ello, pues si no gustas por ello, ya es una gran información a tener en cuenta para seguir conociendo a esa persona o no), record