Buscar

¿Por qué dejar ir?


Para conocer los beneficios de dejar ir, es esencial identificar primero a qué te puedes estar aferrando.

¿Quizás te estás aferrando a un sueño de cómo quieres que sea tu vida? Y, por supuesto, el propósito de la vida es crecer, por lo que es natural e importante luchar siempre por mayores

horizontes de experiencia. Pero cuando cualquier grado de lucha por el cambio pasa por alto la faceta igualmente importante de apreciar todo lo que tienes, se produce un desequilibrio. En este espacio de desequilibrio es donde te pasas más tiempo esforzándote por algo diferente en lugar de apreciar exactamente cómo es la vida, experimentas un cierto grado de desconexión (de cerrazón), conocido comúnmente como tristeza.

Cuando estás triste por la tristeza, es casi instintivo creer que sólo puedes sentirte diferente una vez que las circunstancias de tu vida se vuelven diferentes.

En la tristeza, es común creer, "si no soy capaz de chasquear los dedos y mejorar las circunstancias externas, se irá la posibilidad de sentirme mejor". Tal creencia sólo amplifica la auto derrota, la miseria y la agonía al cerrar las transmisiones. Es parcialmente cierto: algo en tu vida necesita cambiar para inspirar la transformación en tus experiencias emocionales, pero sólo necesita ser un cambio en tu perspectiva.

Para que ocurran cambios tan increíbles, vamos a explorar el ritmo fundamental de la realidad que cuando lo pasamos por alto facilita la desconexión (la cerrazón) que estás ansioso/a por disolver y desentrañar. No importa cuántos años hayas estado en este planeta, cuán pocas o cuántas experiencias místicas hayas tenido, o incluso la cantidad de dolor, negligencia o abuso que hayas sufrido, todos los seres humanos experimentan un ritmo de cambio perpetuo. Durante los períodos recurrentes de cambios inevitables, hay dos ciclos en juego ... ciclos de renovación y erosión.

En la renovación, las cosas viejas se vuelven nuevas. En la erosión, las cosas nuevas se vuelven viejas.

A lo largo de la condición humana, es normal estar positivamente eufórico/a por el nacimiento de nuevas creaciones que la renovación a menudo proporciona. Igualmente, también es normal que la euforia experimentada en la renovación se aplaste o parezca vacía a medida que las cosas nuevas se vuelven viejas. Es encantador recibir un ramo de flores, que no es la misma experiencia cuando todos los pétalos se caen con tallos impregnados de agua turbia. Es glorioso manifestar nuevas y emocionantes oportunidades, que inevitablemente se vuelven menos emocionantes una vez que algo nuevo se convierte en esa 'vieja cosa'. Esto también sucede en las relaciones, donde la pasión de una nueva historia de amor se desvanece en el aburrimiento de la vida cotidiana. Nuevamente, esta es una forma normal de funcionamiento dentro de la condición humana. Esto significa que es normal en relación a cómo percibe el ego, pero nada tiene que ver con la visión increíble con la que tu alma ve tu vida.

Cuando ves desde la perspectiva de tu alma, eres inherentemente libre emocionalmente. Puedes esforzarte por alcanzar los objetivos y, al mismo tiempo, dedicar tiempo a apreciar todo lo que se te ha dado al honrar todas las experiencias que han ocurrido. Puedes apreciar el hecho de que las cosas nuevas sólo se convertirán en cosas viejas, mientras que el espacio creado a partir de este proceso sólo da lugar a la creación de cosas más nuevas para ser. Desde este espacio de libertad emocional, puedes abrazar igualmente la renovación y la erosión por sus beneficios transformadores, sin importar cuánto placer o dolor se sienta.

En el ego, estás condicionado/a a buscar placer principalmente para evitar la anticipación del dolor. Dado que la percepción de alegría, euforia y excitación del ego sólo se puede notar en ausencia de dolor, es su forma principal de funcionar en la condición humana ser tu ser más abierto, positivo y amoroso durante los ciclos de renovación, sólo para desconectarte (encerrarte), reprobar y rechazar el momento en que amanece la erosión.

Dado que la renovación conduce naturalmente a la erosión y la erosión solo despeja el espacio para una mayor renovación, el arte de dejar ir es renunciar a la necesidad de controlarla.

Ésta es la piedra angular de la libertad emocional. Es el tema central del nuevo paradigma espiritual centrado en el corazón: poder ganar con alegría y perder con la máxima nobleza. Es la capacidad de tu alma, encarnar la resistencia de la transformación que se produce como resultado de que las cosas viejas se vuelvan nuevas y las cosas nuevas se vuelvan viejas a lo largo de un ritmo de cambio sin fin. Esto es pr